Fundación Prosegur y la Fundación Amigos del Museo del Prado se unen para llevar el arte a escuelas desfavorecidas de Latinoamérica, con apoyo de voluntarios de la Compañía.

Las aulas de 31 centros educativos adscritos al programa de Cooperación al Desarrollo Piecitos Colorados de Fundación Prosegur, han recibido en 2017 a unos maestros muy especiales: 100 empleados de la compañía transformados en educadores de arte para impulsar las capacidades creativas de los alumnos. Las obras maestras del Museo del Prado han sido el vehículo utilizado por esta pionera iniciativa que, además de despertar el interés por el arte, ha puesto en valor el patrimonio cultural de cada comunidad y ha reforzado la autoestima de un total de 1.500 menores de entornos vulnerables de Argentina, Brasil, Chile, Colombia, Paraguay, Perú y Uruguay.

¿CÓMO? El proyecto se ha articulado en torno a un CURSO DE INICIACIÓN AL ARTE de cuatro sesiones en aula, consistente en proporcionar a los alumnos un viaje espacio-temporal para abrirles a nuevas sensaciones e ideas que expandan sus horizontes culturales.

Para convertirse en educadores de arte, la Fundación Amigos del Museo del Prado ha editado materiales específicos (vídeos, presentaciones y Guía de capacitación) para la formación previa de los voluntarios. Su respuesta solidaria a este reto – rasgo diferencial del proyecto- ha superado todas las expectativas, sumándose perfiles profesionales de todas las unidades de negocio y soporte.

Adaptando el lenguaje a su realidad y aportando grandes dosis de empatía, los voluntarios han aplicado durante el curso herramientas de mejora continua, como la autoevaluación del maestro o encuestas de satisfacción a los alumnos. Una labor que no hubiera sido posible sin el trabajo en equipo con las escuelas: 

ESCUELAS PARTICIPANTES: 
Escuelas participantes 

IMPACTO: El proyecto ha generado valor en todos los agentes implicados. A nivel didáctico, ha tenido un doble impacto formativo sobre los voluntarios y los alumnos, pero no se ha detenido ahí. La iniciativa ha trabajado transversalmente aspectos esenciales como la confianza, las inteligencias múltiples, la imaginación o el pensamiento crítico. Además, las escuelas han encontrado en ella un disparador para reforzar su identidad, incluyendo la visita a museos y centros de arte locales. Así, por primera vez, la mayoría de estos piecitos colorados han pisado una pinacoteca. Una experiencia de enriquecimiento personal que continuará en 2018.

 

¡DESCUBRE ESTE VIAJE!

Descargar imágenes